8 de Marzo: Día de la Mujer Trabajadora

Una oportunidad para recordar, celebrar y sumar fuerzas por nuestros derechos como mujeres trabajadoras.

Escribe María Susana Césari, Secretaria de Actas y Afiliación UTHGRA y Secretaria Ejecutiva del IPLIDO de la UTHGRA para Noticias Gremiales.

Cada 8 de marzo se celebra en todo el mundo el Día de la Mujer Trabajadora. Pero ¿Qué es exactamente una mujer trabajadora? Es aquella que día a día hace su aporte al mundo, desde el lugar que ocupa. Es la que se levanta temprano y se acuesta última, velando siempre por el bienestar de su familia; es la que lleva a sus hijos a la escuela, cocina y limpia, pero también la que deja por largas horas su hogar para ganar su sustento y sostener a los suyos. Es la secretaria y la empresaria, la mesera y la jefa de cocina; la maestra y la directora; la enfermera y la médica; es el ama de casa, la empleada, la ejecutiva, la dirigente: sí, la mujer trabajadora somos todas.

Ya hacia fines del siglo XIX muchas mujeres se habían incorporado al mundo laboral pero sus horas fuera de su hogar y su fuerza de trabajo no recibían suficiente remuneración ni reconocimiento. El Día de la Mujer Trabajadora fue instaurado por la Organización de las Naciones Unidas a fin de dar entidad y visibilidad a ese quehacer femenino que paulatinamente absorbía más y más tareas sin el correspondiente reconocimiento social. La fecha se fijó el 8 de marzo para honrar a las más de 140 trabajadoras de una fábrica textil en Nueva York que en 1911 murieron en un incendio intencional cuando reclamaban por sus esenciales derechos laborales.

Desde entonces, la lucha por esos derechos fue y es incesante. Sobre el fondo de tantos años de bregar por nuestra igualdad, una figura se recorta sobre el resto, y es la de Eva Duarte de Perón, quien defendió y embanderó los derechos de todos los trabajadores -hombres y mujeres- y de los hijos de esos trabajadores. Compañera incansable del General, Evita supo, quizá mejor que nadie, que el crecimiento de una pareja, de una familia, de un pueblo, lo hacen el hombre y la mujer trabajando a la par; libres de toda injusticia, explotación y dependencia. Ampliando todo su abanico de derechos, Eva supo incluir a las mujeres en una historia que hasta entonces les daba un lugar tácito, carente de todo protagonismo.

En la misma línea de conquistas, y como mujer dirigente sindical, considero oportuno invocar un hecho ocurrido hace exactamente 13 años cuando se promulgó la Ley de Cupo Sindical Femenino impulsada por la Doctora Diputada Graciela Camaño, entonces Ministro de Trabajo de la Nación. Gracias a esta normativa las mujeres tenemos al menos el 30 por ciento de los cargos directivos de los sindicatos e igual proporción en las mesas de negociación. Un verdadero logro histórico para promover la plena participación de las mujeres en la actividad sindical.

La misma convicción sindical unida a una fuerte visión de género llevó a la compañera Dra. Graciela Camaño a fundar el Instituto por la Igualdad de Oportunidades (IPLIDO) de la UTHGRA, donde, desde hace diez años nos dedicamos a promover los valores, la justicia social y la igualdad, sin distinción de género.

Sabemos que aún queda mucho camino por recorrer. Pero somos capaces de ver todo lo que logramos hasta aquí. Por eso, en este Día de la Mujer Trabajadora queremos saludar a todas las compañeras trabajadoras de nuestra gran familia hotelero gastronómica y extender el abrazo a todas las trabajadoras de nuestro país, quienes, con su empeño, capacidad y voluntad, impulsan el crecimiento de nuestra Patria.

A modo de cierre, deseo destacar: jamás debemos bajar los brazos en la defensa de nuestros derechos, para seguir avanzando con firmeza hacia una sociedad más justa y equitativa.