Niños reclutados por la Guerrilla Colombiana

2014. Según datos del Ministerio de Defensa de Colombia, miles de niños y niñas en situación de precariedad siguen siendo vulnerables frente a la acción de los principales grupos de guerrilleros que los reclutan y los someten a abusos. A continuación, compartimos la nota completa publicada por el Diario El Mundo.

Las FARC (Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia) siguen reclutando niños por centenares. Entre 2012 y 2103, la banda criminal incorporó a sus filas a 1.255 niños, según datos de la Comisión Intersectorial para la Prevención de Reclutamiento y la Utilización de la Violencia Sexual, compuesta por 23 entidades. El ELN, la segunda guerrilla en importancia en Colombia, alistó a 132 menores de edad en el mismo periodo.

Del total, un 30% son niñas a las que someten a abusos sexuales, abortos forzados y agresiones físicas y psicológicas. El Ministerio de Defensa, por medio del Grupo de Atención Humanitaria al desmovilizado, maneja datos que indican que desde 2002 hasta marzo del 2013, las guerrillas citadas y otras pequeñas que aún siguen existiendo, han sido 3.870 niños y adolescentes los que abandonaron los grupos terroristas para acogerse a los programas de reinserción que impulsan el Estado.

Cabe señalar que cada uno que se escapa asume el riesgo de ser ejecutado no solo si le cogen antes de lograr su objetivo, sino, también, si descubren sus planes de fuga.

Para animar a los pequeños que ya están en las FARC y el ELN a salirse y, sobre todo, prevenir que otros sigan sus pasos, la Comisión mencionada emprende hoy una campaña publicitaria que estará presente en los medios de comunicación llamada: ‘Aquí tienes plan’. Forma parte del programa Prevención del Reclutamiento ilícito.

Niñas de las comunidades indígenas

Quieren alertar a las familias de las regiones donde el problema tiene más incidencia, que el reclutamiento no se ha acabado, que sigue siendo una amenaza para los menores de edad. Conforme al estudio hecho con los chicos que ya salieron de esas bandas terroristas, son Putumayo, Nariño, Huila, Meta y Antioquia los departamentos que más sufren el flagelo. También son cada vez más numerosos los casos de reclutamiento de niñas en el Cauca, en especial, de comunidades indígenas.

EL MUNDO conoce zonas donde los padres optan por trasladarse a pueblos distantes porque la orden de la guerrilla es llevarse al menos a un hijo. Si permanecen en la región y los mandan fuera a estudiar para evitar que terminen en la guerrilla, las FARC les prohíben regresar a sus hogares. Por tanto, o marchan todos o saben que el chico que se vaya no podrá volver a su tierra.

La estrategia para reclutar que utilizan las FARC en los últimos tiempos es enviar parejas de jóvenes guerrilleros con buena pinta, simpáticos, a los colegios rurales. Prometen salario y una vida de emociones. Algunos caen en sus redes para descubrir que no hay sueldo y que las emociones no son sino malos tratos y constante riesgo de morir en bombardeos, en purgas internas o en ejecuciones en castigo por alguna indisciplina. Las niñas, además, son, con frecuencia, ‘carne fresca’ para comandantes, como han relatado algunas que pudieron fugarse y secuestrados que estuvieron en garras de las FARC.

Al margen del drama para los menores de edad, el reclutamiento supone un problema añadido en la mesa de negociación en Cuba. Los jefes guerrilleros no quieren pisar la cárcel si llegan a un pacto con el gobierno, pero el reclutamiento de niños es un crimen de lesa humanidad que las leyes internacionales no permiten que sea amnistiado o indultado.

Fuente: Diario El Mundo, España

Fotografía: Diario El Mundo, España